fugi tivos

Sueños y espirales

Archive for the ‘palabras’ Category

Cierra los ojos, tápate los oídos.

leave a comment »

Shhh. Silencio. Deja de gritar. Deja de quejarte. Deja de compadecerte. Shhhh. No escuches las voces. No atiendas los comentarios. Cierra la Biblia, o el Corán, o el Gita. No leas más. No leas nada. No eches cuenta ni de los infiernos ni de los cielos. Deja las vidas soñadas a sus soñadores. Que nadie viva por ti. Huye de las palabras. Huye de la comodidad. Huye del placer y del dolor. De las élites, de las clases, de los grupos, de los estamentos, de las tribus. Huye de todo lo mundano y vuelve a la Tierra. No hay mesías. No sigas a los predicadores, ni a los mensajeros, con o sin túnicas. Olvídalo todo. Olvida. Y vuelve. Vuelve. Vuelve a la esencia. Vuelve al nacimiento. Vuelve a la niñez. Vuelve al mundo. Vuelve al Universo. A la naturaleza. A la pasión, y a la desgracia. Vuelve al dolor. Vuelve a la risa. Vuelve a las estrellas, y a la Luna, y al Sol. Vuelve a sonreír. Vuelve a gritar. Vuelve a llorar. Vuelve a ti. No pienses, y salta. Y corre. Y vuela. Y corre. Y vuela. Y no pienses más porque no hay más. Porque no te queda mucho. Porque ya se acaba. Porque eres todo y nada. No te acobardes, no te asustes, no sufras más, no temas. Porque es absurdo. Porque nada hay que temer. Vuelve a ti, vuelve a la esencia de todas las cosas y deja de buscar. Ríe sin parar hasta que no puedas más.

Written by ertziano

28 agosto 2009 at 4:28 PM

Publicado en palabras

Tagged with , , , , ,

Respeto es

with 2 comments

reconocer que aunque anhelemos la perfección, somos todos humanos y muy imperfectos. Que caminamos con un saco a nuestra espalda lleno de debilidades, preocupaciones y rancios miedos. Que tenemos todos un pasado aliñado de frustraciones y heridas mal curadas que, en silencio, de susurrar no cejan en nuestros oidos viejos. Que para juzgar, sólo una piel tenemos, la nuestra; y que el mundo puede lucir muy distinto a través del ojo ajeno. Que quién nos abraza de verdad cuando frío tenemos, funde su armadura por nosotros entregando un tesoro entero.

Written by ertziano

2 agosto 2009 at 2:38 AM

Publicado en palabras

Tagged with , , , ,

Un paseo

leave a comment »

moon.jpg

– La Luna, ¡qué bella!
– Y qué bello imaginarte a ti iluminada por ella.
– ¡Qué tonto eres!
– Escucha; mírala bien.
– Vale
– Obsérvala, medio encendida. Silenciosa. Callada.
– Ajá
– Recorre su perfil luminoso, y quédate arriba. Allá donde la oculta y ensombrecida superficie, las tierras alumbradas por el rey Sol y las infinitas tinieblas del cosmos coinciden, los tres, en un punto. ¿Lo ves? Justo arriba.
– Sí
– Yo estoy también mirando hacia ese mismo punto. Ahora nuestras miradas pasean juntas allá en aquella esquina, en un mundo hecho sólo para nosotros.
– ¡Qué cosas tienes!
– ¿No te gustan los paseos lunares?
– Bueno, no están mal… ¿Quieres que tomemos un helado mientras damos una vuelta por el cráter de Platón?
– Vayamos a los montes de Jura, que están muy cerca y dicen que son muy bonitos.

Written by ertziano

1 agosto 2009 at 1:51 AM

Publicado en palabras

Tagged with , ,

Una bonita amistad

with 5 comments

Ya no dudo de que eres un hijo de puta. Lo que aún no he decidido es si eres de los hijos de puta con los que hablo y tomo cervezas, aunque de vez en cuando les odie; o si, en cambio, eres de los hijos de puta a los que odio sin más.

Written by ertziano

8 abril 2009 at 12:22 AM

Publicado en palabras

Tagged with ,

La vieja Europa

leave a comment »

– Hoy no; hoy no me hables en gringo que hoy estoy muy europeo.

Written by ertziano

8 abril 2009 at 12:03 AM

Publicado en palabras

Tagged with , , ,

Primavera en la urbe

leave a comment »

[sigue de la libreta 2.5 : Las horas bajas III – 060309]

… y descubro un día de mantequilla con olor a crema solar y a tierra seca, a naturaleza incinerada. El murmullo del tráfico, de la autovía, el ladrido intermitente de un can encerrado en un patio o un jardín. Los árboles, las flores primaverales entrelazadas con cemento y hormigón gris.

Written by ertziano

6 abril 2009 at 9:38 PM

Publicado en palabras

Tagged with , , ,

La banlieue

leave a comment »

Su chasquido frenético suena como el reloj acelerado de mi odio. Marca el tempo de mi decadencia cuando el Sol ya se esconde y los trenes alcanzan la última hora punta del día, la de la vuelta a casa. Desde mi silla, desde mi cuarto, he visto nacer y morir un día, he visto mi propia esperanza hacer y deshacerse en un mismo sitio, en un segundo sin fin, cuando las últimas luces ya se apagan. En mi perenne desayuno. En un dentro de un rato que son cinco horas, diez, veinticuatro.

Su chasquido frenético, exorcizante, es mi grito silenciado. Mi odio encerrado. Por los ríos que que observo pasivamente dirigirse hacia algún mar escondido que nunca alcanzo a ver. El ruido. El ruido una y otra vez. El ruido en mi mente, en su televisión, el fútbol, los salvajes. El edificio gris. La música búclica. En mis oídos. En mis ojos cansados. Le odio. Me odio. Odio. Ruido. Oscuridad. Muere el día, y muero yo. Grita, grita más porque, si no, yo mismo lo haré.

Written by ertziano

5 abril 2009 at 7:24 PM

Publicado en paisajes, palabras

Tagged with , , , ,

Nunca sabes cómo de profundo es el pozo

leave a comment »

Nunca sabes cómo de profundo es el pozo.

Me auguraron siempre el éxito. Me dijeron que tenía una aptitud especial para el estudio y el trabajo. Me miraban con extrañeza, desconfianza, como si en mí hubiese algo sobrehumano, incomprensible para los demás. Oscuro. Yo viajaba por otras vías, mi camino estaba asegurado, y no había otra estación que la de destino. Sin paradas intermedias. Sin dudas. Tú vales chico. Me miraban a través de un bloque de hielo. Hielo blanco, hielo frío, hielo liso. Seguía mi estela allá incluso en la universidad. Era ajeno al libro, al profesor y al compañero. Cuando el tren ralentizaba, yo echaba más carbón, tensaba las cuerdas que me ataban a una silla y remontaba siempre, siempre remontaba.

Descarrilé cuando los sueños se fueron apagando. Cuando mis esfuerzos no daba ningún fruto sabroso, siempre ácido. Cuando descubrí que a mi alrededor generaba envidias y odios. Quería salir del bloque de hielo. No quería ser más esclavo de mí mismo y comencé a romper nudos y cristales. A moverme. Me dejé caer en un gran vacío. Desmostrando a mí, pero sobre todo a los demás, que soy batible, que soy imperfecto, que lo que hice fue porque quería hacerlo y no porque estaba destinado.

Caí, caí y caí. Casi ya con curiosidad por saber qué se escondía diez metros más abajo, veinte, treinta. Incluso saludé a los del final de clase cuando pasé a su lado. Ahora se reían ellos. Se reían porque el que una les hizo sombra ahora era eclipsado por seres tan pequeños. Seguí cayendo.

Se acumularon los ceros, los no presentados, las cartas, los retrasos, las amenazas de procesos judiciales, de consecuencias inesperadas, las multas, las auroras en desvelo.

El pavo real ahora miraba siempre al suelo, con sus plumas escondidas, porque ahora no lucían, eran feas, estaban sucias, a nadie ya encantaban.

Continuaba cayendo en la desesperación, como intuyendo despertar del sueño al tocar suelo. Ya no funcionaban los métodos de antes. Todo en vano. Ansiaba que de una vez saliese todo por los aires y abrir los ojos en mitad de la noche. Que un angelito me dijese que la función había terminado y que volviese a mi sitio, a mi carril. Pero nunca toqué suelo, siempre hubo un aún más abajo. Y nunca desperté del sueño, que era pesadilla.

Written by ertziano

23 marzo 2009 at 11:49 PM

Publicado en palabras

Tagged with , , , ,

Tex-Mex

leave a comment »

De un mexicano que fue a Londres a casarse con una mujer:
“A la felicidad no hay que esperarla sino que hay que ir a por ella”

De otro mexicano, éste escritor:
“Yo escribo para tener una mayor percepción del mundo, de la vida”.

Y cuando escuché esta segunda frase me di cuenta de que precisamente fue esa la razón que me empujó a inciar unos estudios que, tras cuatro años, y contrariando por completo mis expectativas, habían acabado por ahogar la percepción, la sensibilidad que tenía en el momento de comenzarlos. Por eso mismo, esa misma razón es otra vez la que me empuja a abandonarlos por otros, aunque no me quede ya mucho en esa carrera y mis notas no hayan sido malas. No me importa. Hay que ir a por ella.

La guindilla:

“Todo el mundo tiene sus agujeros negros. Unos los tienen más grandes, otros más pequeños. Es una cuestión de alimentación”.

Written by ertziano

17 marzo 2009 at 12:53 AM

Publicado en palabras

Tagged with , , , ,

Riquezas

leave a comment »

No es lo mucho que tengas, ni lo poco que necesites. Es utilizar lo mucho o lo poco con verdadera pasión.

Written by ertziano

2 marzo 2009 at 9:04 PM

Publicado en palabras

Tagged with , , , ,