fugi tivos

Sueños y espirales

Archive for the ‘pictures’ Category

Badreddin en su espera

with 4 comments

vendedorambulante2.jpg

Written by ertziano

30 agosto 2009 at 11:53 PM

#83 Justicia alternativa

leave a comment »

20090809_00766_size.jpg

Parla italiano? Parlez-vous italien?

Si. Parlo italino e francese. Oui. Je parle italien et français.

Parla francese? Parle-t-il/elle français

Sonaba de fondo Madredeus en uno de aquellos bonitos bares de la costa. Yo, enfrascado en mi sempiterno capítulo uno del métado de italiano, repitiendo como un loro; estirado en la eterna butaca de piedra de la playa de la Barceloneta; la playa que, aunque que le dicen fea, yo la quiero igual por haber dejado fundir mis lágrimas en su Mediterráneo. Por haber estado ahí, durante la última década, con su rumor, a las duras y a las maduras. Además, qué demonios, ¡qué no es fea!

Le vi venir en semejante situación, a pocos metro de mí. Sonriente, mientras sostenía una bandeja de cartón cubierta con un pañuelo de cocina a cuadros verdes. Su paso era extraordinariamente relajado, aunque conservando siempre su atención sobre el objetivo. La destapó, la bandeja, y me mostró un montón de pastelitos de chocolate con nueces. Cuando ya estaba a mi lado.

– ¿Quieres? Seguro que te va bien para el italiano/ me dijo con tono confiado, queriéndome hacer reír. Y lo hice. Reí, aunque no entendía del todo bien su proposición.

– Pero, cómo. ¿Los regalas o algo?/ Pregunté, naïf como de costumbre, con ironía dudosa.

– Bueno… A veces los regalo pero como me lo has preguntado, ya no/ carcajeó sin estridencia/ te doy una por un euro/ Hablaba deprisa, sin dudar demasiado y escogiendo bien, muy bien, el tono y las palabras. Sin ocultar nunca la mirada, ni la sonrisa. Se le veía bien majo al chaval; joven, alto y moreno. De aspecto sencillo. Poco orgulloso aunque, seguramente, muy digno.

– Es que ahora mismo no me apetece/contesté, sin mentir una pizca.

– Bueno, no pasa nada. Otra vez será… ¿Quieres un pastelito de chocolate? Son a un euro/ Preguntó inmeditatamente a un niño que andaba por allí cerca, sin perder un momento. El niño, sin palabra mediante, se alejó poco a poco con paso dubitante, como para preguntar a sus padres. Cuando les alcanzó, él me dijo:

– Será mejor que le acompañe/ y me dejó.

No tuvo éxito con sus pastelitos; ni con los padres del niño ni con el grupo de americanos que se autofotografiaba al lado. Y pasó por mi lado, en busca de clientes potenciales en las butacas traseras.

le dije/ -yo creo que deberías venderlos a cincuenta céntimos o algo así. es que un euro es un poco caro viéndolo tan pequeño.

– ¡pero es que el chocolate que le he puesto es muy bueno!

– ya, pero la gente no tiene ni puta idea de como es el chocolate. casi mejor que pusieses uno menos bueno pero más barato el pastelito.

– pruébalo, y ya verás lo bueno que es el chocolate… y luego me das el euro /sonrió pillo.

– Bah, da igual. es que no me apetece, de verdad, y después voy a cenar.

– Bueeenoo…

Y preguntó a las mujeres mayores, hablando en catalán, que habían en el asiento detrás del mío. Él se dirigió a ellas en catalán con acento.

– (en catalán) Es que chico, ahora no nos lo vamos a comer.

– (también) bueno, no hace falta que se lo coman ahora, señoras. Me lo pueden comprar y se lo comen mañana viendo Ventdelplà.

Yo entonces solté una sonora carcajada. ¡Menuda ocurrencia! Ventdelplà es una célebre serie de televisión de TV3, la televisión de Catalunya, en el horario de sobremesa. Como una telenovela a la catalana. Mucha gente aquí la sigue. Es verdad, aquellas señoras, con aire marujón, tenían toda la pinta de verla. ¡Ventdelplà!

Y entonces vino por sopresa otra vez y me ofreció la bandeja por el costado opuesto al anterior.

– Toma, coge uno, anda.

– ¿Me lo das?

– Sí, cógelo.

– Joder, muchas gracias, tío.

Y lo cogí. Y aún sorprendido, cuando él ya se alejaba, le grité.

– ¡Oye! Si el chocolate es del bueno, la próxima vez que te vea, ¡te doy el euro!

– ¡Vale!

Y el chocolate, es verdad, estaba muy bueno. Además mezclado con un azucar grueso que se notaba con leve crujir, lo hacía perfecto junto con la nuez de la capa superior.

Seguí con mi italiano mientras le observaba. Se detuvo después con una chica. Llevaba ya ¡diez minutos para venderle un pastelito! Buscaba ella algo en su bolso, quizás el monedero. No encontraba. Soltó él la bandeja sobre la arena y buscó algo en la mochila. Quizás también su cartera. Y la encontró, y quizás cogió un euro y quizás se lo dio a ella. Y ella, entonces, quizás le dio ese mismo euro y él el pastelito. Y quizás, ella le escribió el teléfono en la servilleta del pastelito. Y además, y eso sin quizás, él le dio dos besos, y se fue, contento.

Después tocó a un grupo, con el que habló también largo tiempo. No pareció vender pastelito alguno. Llamó por teléfono a alguien, habló media hora lo menos. Y pensé que quizás ya se habría podido gastar lo que había ganado en la tarde con aquella llamada. Desarapareció luego en el horizonte.

Acabé con el primer capítulo del método. Si volvía a coger el libro en menos de cuarenta y ocho horas, es posible que por fin comenzase con el capítulo dos. Si no, tendría que volver a repasar el primer capítulo como había hecho ya mil veces. Miré el reloj y ya era un poco tarde. Recogí las cosas y me fui paseando por la orilla.

Le vi, hablando de grupo en grupo. Me paré ante él cuando practicaba su persuasión.

– Toma, el euro. Estaba muy bueno y te lo prometí.

– ¡Muchas gracias!/ sorprendido y sonriente, muy sonriente.

– La gente buena merece su recompensa/dije yo casi inaudible; y pensé divertido que aquel euro estaba justamente compensado con los libros que el día antes tomé prestados de El Corte Inglés. Imaginé que era una forma, a mi manera, de hacer justicia con el sistema éste que resulta un poco injusto.

El grupo cobaya rió; mi llegada les había parecido muy extraña.

– Venga tíos… estáis compinchados, ¿no?

– No, no, de verdad/ y les expliqué por qué le daba entonces un euro.

Me fui, y él, a lo lejos, me gritó.

– ¡Mañana te doy otro sin que me pagues!

– ¡Hasta mañana entonces!

Written by ertziano

10 agosto 2009 at 12:54 AM

Dalí urbano

leave a comment »

IMAGE_00646.jpg

Written by ertziano

26 enero 2009 at 12:57 AM

Publicado en pictures

Tagged with , , , , ,

Mudez

leave a comment »

IMAGE_00654crepchica.jpg

Written by ertziano

26 enero 2009 at 12:55 AM

Publicado en pictures

Tagged with , , ,

Barrio judío

leave a comment »

IMAGE_00661librehebre.jpg

Written by ertziano

26 enero 2009 at 12:53 AM

Publicado en pictures

Tagged with , ,

Toilettes

leave a comment »

IMAGE_00548toy.jpg

Written by ertziano

23 enero 2009 at 2:35 AM

Publicado en pictures

Tagged with , , , ,

Uno más

leave a comment »

IMAGE_00545unomas.jpg

Written by ertziano

23 enero 2009 at 2:32 AM

Publicado en pictures

Tagged with , , , ,

Política urbana

leave a comment »

IMAGE_00544anarquib.jpg

Written by ertziano

22 enero 2009 at 12:06 AM

Publicado en pictures

Tagged with , , , , , ,

La vida es un teatro

leave a comment »

IMAGE_00543b.jpg

Written by ertziano

21 enero 2009 at 11:59 PM

Publicado en pictures

Tagged with , , ,

Repeticiones

leave a comment »

IMAGE_00541louvrenight.jpg

Written by ertziano

21 enero 2009 at 4:06 AM