fugi tivos

Sueños y espirales

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Página 97

with 2 comments

fin
(de este blog)

GRACIAS
(por haber compartido conmigo trocitos de vuestras vidas anónimas)

Written by ertziano

8 noviembre 2009 at 12:07 AM

Publicado en Uncategorized

Desarraigos turbados

with 7 comments

Recorro las calles con una gota de angustia. Mis pies no pisan una tierra desconocida sino las calles de otra vida, de otro pasado, de otro mundo.

Siento sus miradas hurañas clavadas en mi espalda. Para ellos no soy más que un “forastero”. Mi acento, mis gestos, mis maneras; éste no es de aquí. Pero sí lo fui, aunque ellos no lo sepan, o no lo reconozcan.

No importa, aún teniendo un mote heredado, yo ahora soy un forastero. El hijo De. Acompaño a mi padre con la vergüenza humillante de ser poco menos que un turista mal bienvenido. El hijo del tartalla.

En la fachada de “mi casa” alguien ha escrito “TARTA”, así, en letras mayúsculas. Y cuando paseo con él, cazo risas y susurros indiscretos.

Siento vergüenza cuando los del tunning comentan socarronamente las copas de más de mi padre, y como les acompañó “aquella vez” a unas fiestas. Mi padre cree que son buena gente, yo creo que todos, o casi todos, se ríen de él. Yo creo que mi padre es “el loco del pueblo”. Él no lo sabe.

Mis pies pesan. Aunque mi carácter es más de esta tierra que de cualquier otro sitio, yo no soy de aquí. Y cada paso me recuerda al principio del fin, y al final del principio.

Siento más que nunca mis pasos huidizos. No puedo estar aquí porque es mirar a mis pies de barro desde demasiado cerca. Aquí vuelvo a ser nada. Vuelvo a ser un pasado oscuro. Vuelvo a ser el niño decepcionado. El niño frustrado. El niño impotente. El niño torpe. El hijo De.

Aquí, vuelvo a mis raíces, y mis raíces se retuercen. Me oculto, me escondo a veces, olvidando los últimos quinces años, temeroso ante la imagen de lo que aquí dejé. La imagen ma aterroriza, porque la percibo como una incertidumbre, una frustración disfrazada de bienestar lineal. Y me asusto. Ahora, mi discurso serio se entrecorta con mi voz quebrada. Cuando alguien me pregunta, apenas si alcanzo a responder con coherencia. Les tengo un miedo irracional. Y entonces, con voz ahogada, leo tartalla en sus ojos, como si el pasado, como si la historia y las leyendas de los pueblos se transmitiese en el ADN.

No soy de esta tierra ni de ninguna otra. Crecí en todas partes y en ninguna. Fui hijo De e hijo de Nadie.
Fue aquí donde todo empezó. Y fue aquí también donde una vida se truncó para dar nacimiento a otra.

Recorro las calles y lo siento todo sin entender nada. Y me siento extranjero. Y cuando pienso de dónde soy, algo me dice que tampoco soy de allí. Y me quiero ir, aunque no sé a dónde. A la patria de los sin patria.

Sigo caminando y me doy cuenta de que piso las huellas que quince años atrás dejé. Me pregunto si puedo dibujar otro camino por estas mismas tierras, diferente a los anteriores. O si, por lo contrario, un actor está condenado a interpretar un solo papel por escenario. Y que entonces para cambiar de personaje, no hay más remedio que cambiar también de escenario.

Y siento otra vez miedo, al pensar que eso podría ser verdad.

Written by ertziano

18 julio 2009 at 7:10 AM

Publicado en Uncategorized

Tagged with , ,