fugi tivos

Sueños y espirales

Posts Tagged ‘amistad

No

with 4 comments

Amistad y Amor se sacrifican por compañia, sexo y seguridad. Pero yo no quiero falsificar más la realidad.

Vuelve a ser como empezar desde cero. Como si tras un año, hubiese dejado un castillo de papel que el más ligero soplo del tiempo no dudó en hacerlo desparecer.

De repente no hay nadie. El que fue mi mejor, anda lejos para quedarse. Un hermitaño obsesionado con el sexo y el materialismo que se refugia en tierras nórdicas. Una obsesión que acabó por resultarme vomitiva en las últimas madrugadas juntos y decidiese yo sellar mi cansancio en silencio y ausencia.

Con mi compañera, a la que conocí en casualidad y después el destino nos situó codo con codo durante años, ya siento tener poco en común. Las conversaciones se tornan livianas y cuantitativas, mesurables, recursivas, estandarizadas. Ella quiere formar parte de la masa, de lo normalizado, de la corriente. Y yo no. Ella se burla, y yo no lo soporto. Ella quiere cenas de bien, quiere hablar en modo profesional. Y yo aún quiere ser aprendiz y experimentar sin fin.

Lo poco que tenía, se ha perdido.

Fui en metro a la playa. Nunca había tomado el metro para ir a la playa; yo siempre a pedal. Me tendí en la noche, a escuchar música y ver las olas romper.

– ¿Cerveza, amigo?

– No, gracias – respondí automático a la repetitiva pregunta.

– Espera. ¿Me la das por un euro?

– Sí

El logo de la famosa marca era de los antiguos. Qué extraño pensé. La abrí y probé. Sabía añeja. Da igual. Subió rápido, y muy rápido. Y comencé a bailar sobre la arena.

“¡Sí! Como en París, cuando no aguanté más y también rompí círculos para volar libre, esperando a que la diosa fortuna acabara por fijarse en mí. Y lo hizo. Porque la fortuna siempre sonríe a los que buscan de verdad.”

Qué hermosa la libertad. Sin el rún-rún de la razón ni la consciencia, la arena en mis pies, y la calma y las risas entremezcladas en el fondo del susurro mediterráneo. Con las notas emepetrés del alma a mis oídos. Bailando, tendido, despreocupado, feliz sin adjetivo.

– ¿Crees en el destino? me preguntaron dos noches atrás.

– Te diría que la idea del destino es una ilusión. Te diría que esas casualidades que ponen la piel de gallina no son tan extrañas . Te diría que la probabilidad y la estadística obligan a que ocurran cosas así, cada cierto tiempo y que no hay otra magia que la del puro accidente. Te diría todo eso. Pero te digo que sí, que aún con dudas, en mi inconsciente sé que creo en el destino. No sé definírtelo, no sé si es mucha o poca mi creencia, pero en ocasiones me doy cuenta de que algunos hechos no pueden ser sólo casualidad, sólo accidente, sólo estadística. Quizás sea esa la única de las místicas que aún conservo.

Y le dije a ella, a mi compañera, que sí, que soy un idealista, que soy un iluso, y que no sé si el idealismo puede cambiar algo, no lo sé, de verdad. De lo que no tengo ninguna duda es que sin idealismos es seguro que nada cambia.

Written by ertziano

24 agosto 2009 at 6:39 PM

Publicado en paisajes

Tagged with , , , ,

Compañeros de viaje

with 2 comments

Sólo hablábamos para calmar el tedio del viaje. Chachareábamos como quien juega al fútbol, toma una siesta o ve la televisión. Sería una insensatez pensar que el televisor se jugaría la vida por nosotros, pero no por ello dejamos de pasar horas ante él, escuchándolo, observándolo. Al calor de sus imágenes . Ellos estaban allí. En el autocar, el avión o el tren. En el asiento de al lado, de enfrente o de atrás. Eran simpáticos, y comenzamos a hablar. Así llegaríamos antes a nuestro destino. No hablaríamos de nada importante, como la televisión tampoco lo hace, pero se haría de noche sin darnos cuenta, al menos. Al final del viaje quizás intercambiaríamos nuestros teléfonos, o nuestros correos, pero, seamos honestos, nunca volveremos a hablar. Y si sucede, muy probablemente será por cortesía.

No son amigos.Son compañeros de viaje. Accidentales. Prefieren estar al calor de unas palabras conocidas que permanecer en el frío del silencio entre la multitud. Pero no son amigos. Porque este es un término grande. Utilizado en balde, a menudo. Amistad y amor son gemelos confundidos con compañía. Novios que son compañeros. Amigos que son compañeros. Compañeros de viaje.

Cometía él a menudo el error de confundir también. Así primero descubrió que el amor no es una pareja que se besa, ni camina de la mano, o abrazada. No. Luego que la amistad no son dos personas que cada viernes por la noche quedan para salir, o la persona con la que comes cada día. No. Son compañeros, compañeros de viaje.

Cuando comprendió, la herida ya no sangró más.

Written by ertziano

14 marzo 2009 at 6:13 PM

Publicado en pensamientos

Tagged with , , ,